miércoles, 4 de enero de 2017

Marcha del 22 de enero: San Martín - Anento - Báguena

La marcha que vamos a realizar el próximo día 22 de enero toma parte del recorrido de la XIV Marcha Senderista en Báguena que se celebró el 30 de mayo de 2015, organizada por la Asociación Cultural y Deportiva Vaguena (si, es con V) y la Asociación San Martín Mudéjar. 


El inicio de la ruta está situado detrás de la parada de autobús en San Martín y se inicia con una subida de unos 3 kilómetros y medio y 230 metros de desnivel. En las lomas que se van atravesando se tienen vistas a la muralla de Daroca, el Moncayo y la Sierra de Cucalón. 




Al asomar Anento en su valle, nos acercamos al castillo por un sendero en una cornisa donde deberemos extremar la precaución por encontrarse bastante deterioradas las rocas que los sustentan.



El castillo de Anento está reconstruido en su mayor parte y es accesible, rodeado por un merendero.




Bajando a Aguallueve, nos desviaremos hacia Anento para contemplar el monumento a este manantial. Si hay suerte y se han tenido temperaturas bajas en los días previos, tendrá un aspecto similar al que nos encontramos los últimos días de diciembre.


El Aguallueve es un manantial que cae continuamente en forma de gotas de agua, creando un espectacular relieve, con paredes de piedra y musgo, en el fondo del valle y que contrasta fuertemente con la escasa vegetación de las planicies que lo rodean.




Ascendiendo a la grada superior y dejando atrás Anento y el embalse, iniciamos la parte más aérea y espectacular del recorrido, una cornisa con vistas a todo el valle de Anento.





En uno de los giros por la cornisa se asoma nuestra meta: Báguena. Está al fondo de su rambla, donde confluyen el agua del manantial de Aguallueve y el Barranco de Arguilay. 


Acercándonos al final del valle ya asoma el embalse y el merendero de Arguilay.


Hasta hace unos pocos años se descendía por un sendero conocido como la “Escalerilla”, por donde ascendían antiguamente a llevar la comida desde Báguena a los que estaban cultivando las tierras de la parte superior. En la actualidad, un desprendimiento ocurrido hace unos pocos años lo ha dejado impracticable y tendremos que terminar de rodear el Arguilay por su parte superior para poder descender por un sendero alternativo. 


El Barranco de Arguilay es un espacio natural muy interesante, no es tan grande como el Aguallueve pero es un rincón escondido donde el agua ha modelado formas insospechadas. Tiene un área recreativa donde reponer fuerzas antes de la última subida. 





Abandonando la umbría ascenderemos hacia el Cerro del Buitre, lugar privilegiado con unas vistas desde su punto geodésico de gran parte del valle del Jiloca entre Calamocha y Daroca. 



Solo nos queda descender por un barranco hasta Báguena. 


En total suman poco más de 20 kilómetros de recorrido y casi 700 metros de desnivel positivo y negativo.




Agradecer la compañía de Eli, Pedro y Luis Javier, y sobre todo de José, creador de las rutas deportivas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario